martes, 11 de octubre de 2011

Paso de Ramas

   Ha pasado el verano, ha empezado el curso y estamos esperando el autobús que va a llevar a los niños a la última acampada de la ronda del año pasado (2010-2011) y la primera acampada de la ronda que comienza (2011-2012), luego lo entenderéis.

   Como siempre bullicio, alboroto y alegría. Chavales reencontrándose tras las vacaciones de verano lo cual significa abrazos y besos entre ellas y, entre ellos, sobre todo,choque de manos varonil  (¡qué tontos somos los hombres! ¡Con lo bien que sienta un abrazo!). Aunque algún que otro gran abrazo también se podía ver entre ellos.

    Después del alegre reencuentro los chavales empiezan a subir al bús. Parece que ya me voy acostumbrando y lo llevo con más tranquilidad. Por supuesto, ellos ni se inmutan, creo que se olvidaron de nosotros en el mismo momento que pusieron el pie en el local de Vista Alegre.




    Esta última y a la vez primera acampada simboliza la transición y evolución de los chicos, es el paso de rama. Es un acto donde los que pasan a otra rama scout se despiden de sus compañeros y son recibidos por su nuevo grupo. También significa la despedida de los mayores, que acaban su formación scout. Imagino que debe ser un trago duro después de doce años en un tipo de vida muy alegre y muy comprometida. Aunque supongo que la gran mayoría se  planteará volver al grupo ya como scouters y que al final, lo hagan o no, siempre llevarán esos valores como parte de su forma de afrontar la vida.


    Nos tocó desplazarnos a Noente para ver el acto de paso de rama, un bonito lugar cerca de un río, aunque eso es lo de menos.


    Como siempre el primer contacto con los niños fue devastador y no nos hicieron ningún caso, por no poner un adjetivo mal sonante.Cada día es más difícil un abrazo o un beso delante de gente, ¡jajaja!

    El acto fué muy emotivo. El grupo scout formó un gran círculo al que rodeamos los padres.
    Cada rama fué despidiendo y recibiendo con pequeñas representaciones de lo que significa para ellos estar en cada rama.

    Los chicos de manada cantaron una canción para despedir a su compañero que se iba a tropa. Dejaba de ser un lobato de la manada para regresar al pueblo del hombre que representa tropa.

    Los chicos de tropa despidieron a sus compañeros  con unas emotivas palabras que hicieron saltar las lágrimas a más de uno.

    Los de la unidad esculta recibieron a sus nuevos compañeros simbolizando la fuerza de  un muro, algo difícil de mover al juntarse ellos como uno solo, como una unidad.

    Los de clan representaron sus actos de servicio individuales para incorporar a los chicos de esculta en su rama.

    Después de reorganizarse los chavales, les tocó el turno a los scouters. Algunos scouters por diferentes motivos dejan el grupo , pero pienso que debemos agradecerles su tiempo y su labor con nuestros chavales y desearles lo mejor.

    También nos dieron  la gran alegría de que varios scouts volvían como scouters. Igualmente desearles lo mejor y agradecerles que nos ayuden a educar a los  chavales en el escultismo.

    El organigrama del grupo también se modificó  y hubo un cambio importante ya que Pablo deja de ser el coordinador del grupo en favor de una emocionadíííííííííííííííííísima Nuria, que seguro lo hará extraordinariamente bien.
 
   Para despedir el acto cada rama gritó su lema, para finalmente todo el grupo gritar un fuerte:

¡¡Scouts!!¡¡Siempre listos!!